Seguro Social

AARP – El Seguro Social – Introducción

El Seguro Social: introducción

por David Parra, Vice Director de AARP Arizona

Estados Unidos tiene dos programas fundamentales relacionados con la jubilación: Medicare y el Seguro Social. El primero ofrece acceso a atención médica, mientras que el segundo brinda un beneficio económico. En este artículo comenzaremos a explicar detalles básicos del Seguro Social.

Beneficios
Establecido en 1935, el Seguro Social ofrece varios beneficios, a saber, beneficios de jubilación, por discapacidad, de sobreviviente, de Medicare y de ingreso complementario, conocido como SSI por sus siglas en inglés.

Beneficiarios
En general, los beneficios se otorgan a cabezas de hogar elegibles. Ahora, en base a la elegibilidad de la cabeza de hogar, y si se reúnen ciertos requisitos, también se podrían otorgar beneficios a cónyuges, ex cónyuges, hijos e inclusive a padres.

Si son elegibles para beneficios, los ex cónyuges deben haber estado casados por al menos 10 años, no haberse vuelto a casar antes de los 60 y no estar casados cuando soliciten beneficios; los hijos deben ser menores de 18, o 19 si todavía están en la escuela, o mayores de 18 si están discapacitados (hijastros, nietos adoptados y nietastros adoptados podrían recibir beneficios); en el caso de padres, ellos deben haber dependido del cabeza de hogar al menos para el 50% de su sostenimiento.

Financiamiento del programa
El programa del Seguro Social lo financia principalmente un impuesto conocido como FICA, por sus siglas en inglés [Federal Insurance Contributions Act], que actualmente consiste de 6.2% y se aplica hasta $117,000 en ganancias anuales (en 2014). Las empresas deducen este porcentaje del ingreso del empleado y agregan otro tanto. Estas contribuciones se depositan en cuentas generales (no en cuentas individuales para cada contribuyente) y se usan para pagar beneficios a actuales beneficiarios.

El trabajador autónomo paga estas contribuciones como parte de otra ley, conocida como SECA, por sus siglas en inglés [Self-Employment Contributions Act]. Conforme a esta ley, el trabajador autónomo paga el impuesto completo – la porción del empleado y del empleador. Sin embargo, el porcentaje no se aplica a todo el ingreso de la persona. De manera que el trabajador autónomo termina pagando el mismo porcentaje que los que trabajan para empresas.

Elegibilidad en base a créditos
Al pagar el FICA o el SECA acumulamos hasta 4 créditos al año (1 crédito cada tres meses). A este ritmo, en 10 años podemos acumular 40 créditos. Cuarenta créditos por tanto podría considerarse un número clave. Casi todas las prestaciones del Seguro Social requieren cierta cantidad de créditos, pero ninguna requerirá más de 40.

La plena edad de jubilación
Acerca de la edad de jubilación, todos debemos de conocer nuestra plena edad de jubilación. Para los que nacieron en 1937 o antes, su plena edad de jubilación es 65 años. Los nacidos entre 1938 y 1942 añaden dos meses por año. Si usted nació entre 1943 y 1954 su plena edad de jubilación es 66 años.
Los que nacieron entre 1955 y 1959 añaden dos meses por año. Y si usted nació en 1960 o después, su plena edad de jubilación es 67 años.

Cantidad de Seguro Primario
En general, los créditos y la edad nos hacen elegibles para beneficios. Pero, ¿de cuánto será el beneficio? A medida que trabajamos y pagamos las contribuciones (FICA o SECA), el Seguro Social comienza a proyectar la cantidad de nuestro beneficio básico; esta cantidad se conoce como la Cantidad de Seguro Primario. Este cálculo emplea una fórmula que toma en cuenta ganancias de 35 años y va cambiando a medida que cambian nuestros ingresos a través de los años. Cuando se solicitan beneficios, la Cantidad de Seguro Primario proyectada se convierte en la Cantidad de Seguro Primario real, o sea, la cantidad que se usa para determinar la suma de los beneficios. (Tenga presente que el Seguro Social reportará cero ingresos en cada año no trabajado de los 35 que se toman en cuenta, lo cual reduce la cantidad del beneficio básico). Los beneficios, entonces, se calculan como porcentajes de nuestra Cantidad de Seguro Primario. Estos porcentajes varían en función de quién es el beneficiario y cuándo se solicitan los beneficios.

Monitoreo de beneficios por Internet
Esto implica que es de suma importancia asegurarnos que la información que reporta la Administración del Seguro Social referente a nuestro caso, en términos de nuestro nombre, número de Seguro Social, años trabajados y ganancias, sea correcta. Y puesto que no se están enviando estados de cuenta por correo, se nos invita a abrir una cuenta en la página de Internet del Seguro Social y llevar el monitoreo de nuestra información. El sitio ofrece también calculadoras de beneficios.

Ingreso de otras fuentes
Además, nunca fue la intención del programa que el Seguro Social proveyera todo el ingreso que necesitaremos en los años de jubilación. De hecho, se calculó que ofrecería una tercera parte, lo que implica que vamos a necesitar ingresos de otras fuentes, tales como los planes 401k, ahorros e inversiones. He aquí el meollo del asunto: es importantísimo que desarrollemos un plan de jubilación, en especial, los que recién inician su vida laboral.

Beneficios de jubilación
Beneficios por discapacidad
Beneficios de sobreviviente
Beneficio de ingreso suplementario
Beneficiarios (cabeza de hogar y dependientes)
Reductores de beneficios

Recursos informativos
Para mayor información, visite www.segurosocial.gov, o llame al 1-800-772-1213. AARP también ofrece información sobre este tema en www.aarp.org/espanol/trabajo/seguro-social.

AARP Logo

Imagen principal CanStockPhoto ©

[manual_related_posts]

Leave a comment

Your email address will not be published.